martes, noviembre 02, 2010

Era su gran premio


Ayer en la tarde vi pasear a un perro pero como se venía caminando de lejos no note nada, hasta cuando se me acercó.

me pregunté: que tenía en la boca pues tenía un gran hueso que casi no se podía ver bien su cara.
Era su gran trofeo pues se veía muy feliz, que gran día para ese perrito si que salió premiado la carnicería le dio su premio.

A veces nuestro gran premio es algo simple sin embargo a veces creemos que tiene que tener valor.

Nuestro gran premio puede ser un dulce, arreglo de flores, un poema, un beso de mamá, un mensaje de felicidades, … y nos puede alegrar el día, tal vez jamás olvidarlo.

Y para ti cuál es tu gran premio de hoy dia?
.
Diosaoasis: Un detalle puede ser también un gran premio.

3 comentarios:

AGARSA dijo...

Me gusta el optimismo con el que ves las cosas, yo lo imagino mientra leo y me pongo a llorar... ¿pero qué agua fiestas que eres?, ¡esa soy yo!, la que tiene al pie de los áboles de su fachada depósitos de agua para que cualquier sediento beba y la que distribuye arroces para las palomas en las gradas de una puerta clausurada que tengo al lado del lugar donde trabajo. Te lo escribo no con el ánimo de admiración si por que sé que es una buena idea y si tienes más solo me avisas... besitos.

María Jesús Verdú dijo...

Pues sí, los grandes premios son aquellos que no pueden comprarse y que si embargo, nos arrancan una sonrisa. Algunos se quedan en el corazón

:) dijo...

Es verdad; y es que a veces las pequeñas cosas son las que mayor valor tienen.