lunes, julio 20, 2009

La Casita de Caja de Leche

Una vez esperando el autobús que me llevaba a mi casa, presencie algo que a veces pasa desapercibido, vi como dos niñas jugaban a las casitas, hasta ahí parece normal pero cuando lo vi detenidamente, me di cuenta que ellas jugaban no con casitas que venden en las tiendas, sino que estas casitas eran hechas por ellas mismas, habían construido su casita con cajas de leche, escuchándolas decía: mira por allá entras y por aquí es la puerta principal, que imaginación creo que a veces no importa el material con que juegues (plásticos, cartón, papel..) sino el ingenio para hacer tu propio juego, desarrollas creatividad y imaginación simulando que es de verdad una casa como las que venden y se pueden divertir mucho con cosas que tienen y no cuesta mucho dinero.
Estas niñas se encontraba en el lugar donde sus padres trabajaban, cerca de un kiosko de periódicos daba ternura verlos pero ellas estaban muy entusiasmadas que alegraban a cualquiera de solo mirarlas.

Diosaoasis: Esto se me quedo grabado, y es la vida real.

15 comentarios:

Rous dijo...

La vida esta hecha de esas cosas que nos dan alegria y nso hacen felices, por muy grandes o pequeñas que sean saluditos filosoficos

Patri dijo...

Lo bonito es ver a los niños usando la fantasía, yo tengo tres niñas y me siento orgullosa de verlas jugar. ^_^

Me encantó tu post.

Besotesssssssssssssss

patxi dijo...

El ingenio forma parte de nuestro desarrollo desde que nacemos,¿que sería de nosotros sin imaginación?.
Besos y abrazos....cuidate.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Diosa...

Cuando se es niño la imaginación nos permite jugar hasta con las cosas más sencillas.

Tierno relato,

Abrazos.

Laury dijo...

Que bella entrada, te dejo un abrasito y te deseo una linda semana
Laury.

Carla dijo...

Los niños poseen una gran imaginación que a veces nos resulta invisible a nuestros propios ojos y pensamos que para divertirnos es necesario comprar y comprar más… sin valorar todo lo que tenemos a nuestro alrededor.
Me paso algo parecido pero con un niño de 6 años que jugaba con un avioncito que había hecho con unos troncos y ramitas de un árbol.
Un beso grande!
Hermoso!
=)

Despe dijo...

hola , si a veces los juegos y juguetes improvisados son los mejores aún recuerdo los mios era un iman grande y grueso y 4 clavos simulando a la familia sentada alrededor de la mesa , saludos despeinada.

Carmen dijo...

Es precioso lo que nos cuentas.
Yo recuerdo cuando era pequeña y jugaba fabricando las casitas de cartón, igual que esas niñas
Qué bonitos recuerdos me has traido hoy.

Un besito preciosa y que tengas un feliz fin de semana

alma dijo...

Es una de las ventajas de la infancia, no hay límites para expresar la creatividad y la espontaneidad toma el mando...

Carla dijo...

Tienes un regalito en mi blog ;)

sarah dijo...

Los niños son encantadores e inventan juegos sorprendentes. Cuando realmente se divierten no es cuando tiene muchas cosas, sino cuando aprovechan lo poquito que tienen para suplir lo que no. Yo misma los comprobé varias veces atenta a lo que hacían.Recuerdo en especial un niño al que sus padres le compraban todo y otro que sólo tenía un cochecito, bueno para la época, pero sólo uno y el niño que lo tenía todo se divertía más con ese cochecito y con el otro niño que con los suyos propios. Tal vez por el entusiasmo que le ponía el otro al brum brum ya que no tenía nada.
Muchos saluditos

La Gata Coqueta dijo...

Hoy se les da todo echo la imaginación ya juega pocos papeles.

Antes era diferente, bien por la economia o porque había menos cosas pero que conste que se le daba más vida a todas las cosas que teniamos en las manos.

Era tan especiasl irse a la playa y recorrerla recogiendo lo má insignificante para aunarlo a todo lo consguido y componer ya un juego lo que se ocurriera y era ponerse a soñar imaginando.

Quien pudiese retornar a tiempos pasados...

Un abrazo y una semana llena de alegrías.

Muakkkk

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Muy tierno tu relato, sí que los niños no necesitan grandes juguetes ni caros ni baratos, cuando solo se les permite jugar suelen inventar tantas cosas y se divierten aun más porque ellos hicieron los juguetes. De niña ami me gustaba hacer los muebles de las casitas con corcholatas (tapaderas metalicas) de refresco, los estendiamos e inventabamos sillones, mesas, sillas, camas. y las casisitas las haciamos de piedra. era más divertido que los juguetes comprados. Inventabamos tanta cosa

Saludos, me transportaste a mis años de infancia

un abrazo desde mi México

Natacha dijo...

El que es capaz de poner imaginación en su vida, la completa.
Un beso, linda.
Natacha

Belén Manrique Castaño dijo...

Hola,por casualidad entré en tu blog y me encantó en especial este cuento felicitaciones