jueves, noviembre 20, 2008

ESA GATITA ERA MÍA


Mientras los rayos del sol entran por la ventana Karito levanta su mirada ante tan imponencia de luz brillante y dice: hoy me iré a jugar a la casa de Giovanna.
Giovanna era una joven que vivía a unos cuantos pasos de la casa de Karito, pero como le gustaban mucho los niños, cuando Karito estaba sola la visitaba para jugar con sus gatitos.
Karito pasaba los días muy felices porque jugaba con aquellos gatos que no era uno ni dos ni tres eran aproximadamente como cinco gatos todos de diferente color, a los cuales les había puesto nombre, porque Giovanna le decía que todos eran como si fueran su familia, jamás había visto tanto amor por los gatos, si su madre no los podía ver ni en pintura, porque decía que traían mala suerte o que causaban peleas. Hasta ahora desconozco si eso es verdad.
A Karito le gustaba gatitos y por eso todas las mañanas se daba un tiempito para ir a saludar a Giovanna y a sus mascotas.
- Le encantaba cargarlos como si fueran sus bebés, porque los arrullaba hasta que los gatos finalmente quedaban dormidos, le gustaba tocarles la cabeza horas de horas para que cerraran sus ojos verdes, uno de ellos era un gato plomo atigrado el cual se llamaba Claudio, pues lo sentaba en una silla que parecía el rey, y el gato que le hacía correr y correr por la casa era Speedy, pues no se dejaba atrapar por nada del mundo, y la más grande era la Gata Luz, que era la mamá de todos los gatitos, a ella no se la podía tocar porque era un poco huraña y desconfiada, pues ya tenía algunos años que había sufrido el maltrato de unas personas de la calle, pero sin embargo Karito se la ganó, ya que todo el día trataba de acercarse hasta que un día dándoles leche a sus hijitos la gata se acercó y se acurrucó junto a ella, fue así como la mamá aceptó a Karito, quien se la pasaba atenta a darle de embelesos a esos gatos que los veía como sus hijos que formaban parte de su vida, creyendo que eran sus hijos sin serlo, que debía de velar por ellos y no dejarlos hasta que todos estén felices; mientras Giovanna avanzaba en sus tareas de la Universidad pues era una joven de 18 años a la cual ella la veía como su mejor amiga, aunque para la gente era raro una amiga de esa edad, si Karito solo tenía 4 años , pero era cierto, con ella compartía sus juegos con los gatos, mientras su mamá preparaba la comida para sus hermanitos, ella se entretenía con los pequeños gatos en casa de Giovanna.
- Un día notamos que la gata Luz no quería estar con sus hijos solo se quedaba sentada en su cestita entonces Giovanna la revisó y notó algo impresionante, y se fue a decirle a Karito.
Giovanna: Karito estoy muy feliz. Te tengo que decir algo muy lindo.
Karito: ¿Qué?
Giovanna: La Gata Luz esta preñada va tener gatitos.
Karito: Que bueno esa es mi Gata Luz viva la gata tiene más hijitos. ¿Verdad?
Giovanna: solo tenemos que esperar.
Pasaron unos meses y la gata Luz caminaba apenas ¿Cuántos gatitos tendrá? Preguntó Karito.
Giovanna: Unos 6 gatitos.
- El parto fue un poco desastroso pues la gata sufría un poquito, parecía que moría de dolor, así Karito fue viendo como salían los 6 bellos gatitos.
- Giovanna. le dijo a Karito ¿Cuál te gusta ? TODOS respondió Karito. No dime uno de ellos escoge, Karito pensó en cual era para ella el más bonito pensó y pensó hasta que dijo esa gatita, de color blanco con negro.
Giovanna le dijo: es tuya.
¡Uy! está super me encanta esta bella y maúlla mucho la llamaré Llorona. Así se llamará la Gata Llorona.
-Pasó el tiempo y la gata creció que le pesaba mucho cargarla en sus brazos a Karito, la cual dejaba en su cesta por el cansancio. Se la pasaba correteándola porque ya era más astuta y se subía en las barandas de la escalera.
- Así paso el tiempo hasta que Giovanna le dio una mala noticia le dijo: que se iría a vivir lejos pues sus padres habían comprado una casa.
-Karito se asustó y dijo: ¿y mi gatita Llorona?. Giovanna contestó llévatela, así lo hizo pero cuando llevó a la gata a su casa, la mamá de Karito le dijo: que se vaya ese gato porque no quiero gatos aquí en la casa, Karito regresó y dijo Giovanna mamá no quiere, que pena solo puede quedarse contigo.
Se acercaba el día de su partida de Giovanna y Karito se puso triste porque se iría Giovanna y no jugaría ni con ella ni con los gatitos.
En el día de la partida, Karito estaba desesperada con mucha tristeza y esto fue lo que sucedió.
- Sus últimas palabras con lágrimas en los ojos y rompiendo en llanto Karito abrazó a Giovanna y le dijo: Sé que te vas, pero solo quiero decirte que NO, NO regales a Llorona porque es mía, mía….Giovanna se le partía el corazón a ver llorar a Karito pero no podía hacer nada, Karito lloró desconsoladamente cuando cerraron la puerta sabía que se iba Llorona buuu buuu no puedo más, al partir Karito vio como se alejaba el carro y se puso a llorar más y más. Karito corrió tras del carro vio a Llorona arrascando por la ventana, parecía decirle adiós. Karito corrió tras el carro pero no puedo alcanzarlo no te vayas Llorona quédate aquí te quiero mucho, buuu lloro, lloro hasta que tropezó y cayó en el piso; Karito se levantó rápidamente para seguir corriendo pero fue en vano su mamá iba tras de ella; Karito le dijo: mi Llorona buuu se va mamá se va… vio como iba desapareciendo el carro a su vista. Adiós amiga Giovanna, Adiós Llorona Adiós Llorona…. nunca las olvidaré
Desde esa vez nunca volvió a ver a Giovanna ni a su gatita Llorona. Tuvo una gran amiga Giovanna no era de la misma edad pero era su amiga y Llorona era su primera mascota que nunca estuvo en su casa pero era de ella…
Ahora Karito se sienta en la vereda de su casa y solo piensa que siempre las recordará con mucho cariño.

FIN

13 comentarios:

Natacha dijo...

Hola cielo, no sé si conoces el blog (relatocompleto-relatocomansi.blogspot.com) Es un blog donde muchos blogueros escribimos relatos y creo que escribes maravillosamente.... Te invito a visitarnos.
Un besito, cielo.
Natacha.

Guillermo López dijo...

No supe que blog escojer de los 3 que tienes creo que me quedare con este jejeje
Saludos y gracias por tu visita

Lobo Atento dijo...

ohhh!! Es muy triste el cuento.
Bueno, aunque así es la vida, tenemos que aprender a decir adiós aunque a veces nos cueste.

Un besazo enorme!!

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Triste historia bellamente contada.
deja ver el corazon tierno de los niños y las necesidades que afrontan los mayores a pesar de que a los niños se les rompe el corazón.

Eres excelente narradora, me hiciste sentir cada paso de la historia

Abrazos amiga

Diosaoasis dijo...

Natacha:
Espero entrar al blog que me sugiere mas seguido.
Saludos.

Diosaoasis dijo...

Guillermo López:
Gracias por visitarme.
Saludos nos vemos.

Diosaoasis dijo...

Lobo Atento:
Si es muy triste, las despedidas son siempre nostalgicas.
Nos vemos.

Diosaoasis dijo...

Celia:
Los niños siempre sufre mucho ante tales situaciones.
Saluditos.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola...

Pobre de Karito, muy triste despedida.

A mi hija hace poco se le perdió una cachorrita y eso fue una verdadera tragédia en nuestra casa.

Pero... lo triste es así.

Un abrazo.

Lobo Atento dijo...

Diosaoasis, pasaba para dejarte un saludo. Que hace algun tiempo que no actualizas, supongo que estarás un poco liada.
Muchos besitos, cuidate

Diosaoasis dijo...

Rafael Lizarazo:
Que terrible lo que le paso a tu hijita.
Me da mucha pena.
Saludos.

Diosaoasis dijo...

Rafael Lizarazo:
Que terrible lo que le paso a tu hijita.
Me da mucha pena.
Saludos.

Gabriela dijo...

Hola. Que cuento tan tierno y triste a la vez. Me llamó la atención porque me encantan los gatos y quería saber de qué trataba tu cuentito. Pobre niña, se siente feo muy tener que dejar ir algo que añoras tanto; esperaba que su mamá cambiara de opinión jaja.
Saludos.